los límites de la cultura

En este positivismo contemporáneo la experiencia del pensamiento no computa demasiado. Todo remite a los objetos como referencia, a los hechos: la tiranía del acontecimiento como la única medida para dignificar y documentar. La coartada para la cultura parece haberse anclado en el argumento consumo y en la riqueza que genera. Sin embargo su sentido no se reduce ni al mundo del acontecimiento, ni al de la ocupación de espacios, ni al empleo que crea, las tres grandes referencias, los tres grandes símbolos que la justifican. En esa cultura del reparto hay ausencia de valores y significaciones. Me parece mentira que se siga, desde determinados círculos, defendiendo esta perspectiva centrada en el sentido capitalista de consumo, en la compra de fuerzas de trabajo y en la rentabilización mercantil… Y me parece mentira porque de sobra está comprobado cuál es el resultado de este enfoque.

Decía en otro post que hoy los límites de la cultura son los límites de su gestión, de esta gestión. Y lo es porque todo lo que no cabe en ella queda fuera, es invisible, como si no existiera… porque se continúa reforzando una oficialidad, una narrativa empeñada en modelos, digamos, contaminados. La gestión, tal y como la conocemos, es algo que pone límites: los límites del capital, de los posibles, de las narrativas, de las tendencias, de la lógica neoliberal… Quizá, por no parecer excesivo (soy consciente de que los últimos post publicados así están pareciendo) deberíamos reformular el concepto gestión además de su significado y su presencia en las instituciones públicas. Aunque lo primordial sería comprender que, uno, a golpe de espectáculo no se regenera esa sociedad crítica que tanto se invoca; dos, que es perverso que al consumo de cultura (por supuesto y como a cualquier otro producto) se le supongan efectos mágicos, automáticos y milagrosos (una sociedad estructurada, cohesionada, feliz, comprometida)… y, tres, por acudir a otro de los grandes argumentos, que para aumentar las estadísticas de empleo tan solo hay que incorporar las nuevas esclavitudes.

Si hasta ahora la narrativa de la cultura se estaba construyendo sobre estos pilares, imaginando una sociedad feliz por su consumo, por el reparto de accesos y por el empleo creado, va a ser muy complicado señalar una cartografía que supere la taxonomía del producto. Pero ¿a quién sirve, de verdad, la cultura tal y como se está tratando? ¿A quién sirve la lógica de producto? ¿Por qué ese empeño? Hace bien poco, ésta misma semana, un tuit se lamentaba por la caída de usuarios a los museos diciendo: “no les interesa la cultura”. Ese es el nivel de análisis que se desprende de ese modelo de cultura de reparto, de cultura gestionada desde la lógica de la oferta y la demanda, en definitiva, de la cultura vista desde la lógica capitalista y del experto que distribuye. Sin duda es algo que alimenta y retoalimenta cualquier discurso sin encontrar una salida. Pero el capitalismo no da de comer a quien tiene hambre sino a quien tiene dinero. La cultura, sostenida por estas narrativas funciona del mismo modo. Pero hay cultura fuera de los museos. Y fuera de las librerías. Y fuera de los teatros. Y fuera de los conciertos. Y fuera de las salas de arte. Y fuera de los cines…

Por eso, desde esta perspectiva, es normal que lo social no entre en el mundo de la gestión (aunque ahora parece que vuelven las voces sociales a la cultura, ya veremos). Los cánones son de reparto. En todo caso, la instrumentalización de la cultura no puede de ningún modo alcanzar ese espacio intersubjetivo que de verdad genera un marco funcional para las sociedades.

Anuncios

Un comentario en “los límites de la cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s