sujetos de rendimiento

La exaltación y alabanza del trabajo ha ocupado los espacios del imaginario social hasta convertir al individuo en una máquina que no puede plantearse otro objetivo en su vida que la del rendimiento pleno (también en el supuesto ocio). La óptica del trabajo a través del empleo marca la máxima distinción. La necesidad de subsistir en un escenario hipercapitalista para que ese mismo subsista y crezca. La rueda infinita que gira como una “relación de autoexplotación” en lo que Byung-Hul Han denomina “sujetos de rendimiento […] emprendedores de si mismos”.

El lenguaje positivo de la motivación, de la pulsión innovadora, de la excelencia productiva reconfigura los procesos disciplinarios que Foucault nos presentaba. No existen espacios de disciplina externos y cerrados de obediencia sino que se distribuyen desde la inmediatez individual y casi siempre soleados. En un mundo postnietzcheano podemos decir que, muerto dios, el trabajo lo ha sustituido (en el emprendimiento tendrás la recompensa). Y aquí es donde se abren esos espacios cerrados. Donde antes había oscuridad y coacción, ahora aparecen los templos del coworking que desbordan  luz y autonomía. Y para que no te veas en la desilusión de abandonarlos contarás con mini-kitchen para el coeating, espacios para el cotalking, zonas el corelaxing… siempre co.

No pertenecer a esa clase es ser nada en una sociedad que sacraliza la productividad, el esfuerzo por mantener una disciplina de rendimiento máximo. El imperativo social. ¿De dónde viene la glorificación del 24×7? La estrategia es anular los vínculos y crear una atmósfera de libertad: la de pertenecerse a uno mismo. Cuando en otros momentos se tenía la idea clara de pertenecer a un amo, a un patrón, a una empresa, a un convenio… la estructura generada los ha destruido. Una paranoia de autonomía pero con los mismos principios de débito.

El mandato del rendimiento. La libertad paradójica. La absolutización del trabajo, en términos de Hannah Arendt. Cuando el empleo no es la solución sino el problema: la degradación a animal laborans. Una mutación social que reacciona ante otros procesos que no sean los de la vida dedicada a la productividad absoluta. Se destruye la capacidad contemplativa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s