transformar el hecho en acontecimiento

Transformar el hecho en acontecimiento. Este parece ser uno de los recursos sobre los que se apoya esa globalización del mercado del pensamiento. El acontecimiento, por repetición, compone y conforma una forma de crear modelos, comportamientos. Un tratamiento icónico que ha estado presente en todos los momentos de la historia: prototipos y matrices sobre y con los que se va construyendo la sociedad que imagina el poder.

El tratamiento del empleo como acontecimiento de prestigio se superpone al hecho de la necesidad forzada a la que aboca el concepto de capitalismo neoliberal. ¿Por qué se elije como símbolo de progreso, como modelo exclusivo, como encarnación de la excelencia, como imagen de compromiso y sacrificio… el mudo del emprendimiento? La figura icónica supone el control de la realidad a partir de modelos incuestionables a los que se tiende sin reflexión. Una realidad que se concatena con las necesidades (materiales y espirituales, por una parte, y de pertenencia e identificación con un grupo, por otra) y que oculta los principios de control sobre los que se sustenta. Nada nuevo, nada que no hayan practicado en todo momento cualquiera de los estados y religiones.

La retórica del progreso es la misma retórica de salvación que la del “más allá”: un entramado ideológico que se sostiene sobre un concepto perverso del sacrificio y, en este caso, sobre una idealización detestable del empleo. Violencia conceptual. El emprendimiento como técnica de intervención social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s