el neoliberalismo también es cultura (pero eso no se toca) o las lógicas de confluencia.

La lógica acumulativa del capitalismo inunda, ha inundado también los procesos de gestión local de la cultura. Han tendido sin remedio hacia la lógica de la hipertrofia, la acumulación de actos,actividades, presencias, mercadillos, intervenciones… Reconceptualizar la cultura también requiere la deconstrucción del concepto capitalista de desarrollo, un decrecimiento que cuestione la centralidad única de la oferta. Porque los mercados autorregulados y las instituciones públicas autorreguladas pertenecen al mismo ideario, a un modelo que empobrece la decisión de la colectividad y anula el poder decisorio de los ciudadanos. Ambas generan dependencia. Esto, evidentemente, es especialmente grave en el entorno público sobre todo porque se tapa con el manto buenista de las urnas.

El paso de las lógicas de participación a las lógicas de confluencia. Y no solo en cuanto a la confluencia del consabido público/privado, mercado/estado. Dejemos ya también ese dualismo cartesiano que solo nos lleva a una disputa de méritos sin otro final que el homenaje a una de las partes. Y tampoco confundamos: confluencia no es consenso (otro de los grandes errores románticos) sino que es intersección y bifurcaciones. Una forma de enfrentarse a la cultura local desde conductas desjerarquizadas, desde modelos inductivos no distributivos. Una reestructuración que toca de lleno no solo los objetivos y los procesos sino los criterios de valoración del impacto.

Pero los esfuerzos conectivos no se valoran, no computan para la gestión, no cuadran con la contabilidad. Para que algo cambie deben regenerarse las hipótesis políticas, las controversias administración-administrado, deben valorarse los recursos colectivos, los mínimos también, los que no cotizan en esa bolsa electoral o no adulan la vanidad técnica. La recuperación de la capacidad colectiva para generar otra cultura social fuera del mercado. Recuperar, en realidad no se muy bien si alguna vez ha existido, el municipalismo colaborativo que ponga en común los recursos del conocimiento (cultura y creatividad) desde las relaciones abiertas. Revertir los procesos de insititucionalización y mercantilización de la cultura colectiva. Volver a vincular. Las lógicas inclusivas más allá de las consultivas.

El cercamiento del conocimiento y de la cultura por parte de los poderes públicos (que no comunes) ha limitado reflexión, ha impedido que estallen referencias al margen. Sin embargo, la velocidad de la cultura está en su pensamiento. Pero éste se ha limitado a la cuadratura del mercado. Y mientras abundaba la preocupación por dignificar la cultura a través del pib se han abandonado los espacios comunitarios, las cultura tímidas. Y mientras enturbiaban los discursos circulares, cada vez podíamos distinguir menos matices, y mientras obsesionaban los metros cuadrados cada vez confundíamos más los síntomas… y mientras estábamos entretenidos jugando al capital (mientras hacíamos que hacíamos algo) sus verdaderos profesionales ya habían ganado la batalla. La inteligencia de la cultura se había puesto a su servicio.

Y así nace el horizonte neoliberal de la cultura. Desde su concepción unilateral como producto. Pero, no se olviden, ese discurso es el que colabora también a crear un modelo de sociedad, algo que, indudablemente, es cultura. Y lo es también porque la cultura parece no pertenecer a otro mundo que no sea el de la mercancía. Y si la cultura son las creencias y las conductas, los símbolos y las emociones… hemos conseguido consolidar el neoliberalismo. Y con respecto a la cantinela de la cultura como transmisora, formadora de sensibilidad, generadora de conocimiento, instructora de pensamiento… deberíamos preguntarnos qué es lo que hemos hecho para llegar hasta aquí y, sobre todo, cuál es la razón por la que, de forma obsesiva, valoramos el impacto de las políticas de cultura según el consumo. Y aún más, por qué nos empeñamos en ofrecer como excusa, cuando las cifras no convencen, esa nueva letanía que argumenta la incapacidad de ajustarnos a los nuevos paradigmas. Y aún me preguntaría más ¿de verdad creen ustedes que el consumo de los productos que se ofrecen en nuestros escaparates de la cultura pueden generar ciudadanía más comprometida, sensible, implicada, libre, igualitaria…?

Usos y consumos. Esa es la dualidad sacrosanta. A mi, disculpen, me da mucha, muchísima pena leer este artículo publicado en El País “Así derrotó la crisis al consumo cultural en España”. Pero no por las cifras que expone sino por el trasfondo, por el vacío al que se ha reducido la cultura. Por la obsesión de los expertos por esos criterios de valoración. Por la confusión acerca de esos nuevos paradigmas que dicen y la fetichizacion de las tecnologías (la misma que suscitó la máquina de vapor, por cierto), por las excusas fáciles… Porque parece que no existen otras gafas para mirar la cultura.

El neoliberalismo es cultura, no lo olviden, también lo es porque forma parte de los constructos humanos. Por eso debemos concretar más cuando decimos que la cultura ensalza. Por eso debemos afinar más cuando pretendemos reforzar la cultura. Por eso debemos acotar más cuando alabamos el consumo de lectura, ¿qué lectura?, de cine ¿qué cine?… El neoliberalismo reproduce unos imaginarios concretos y construye modelos ¿no es eso cultura?

Articularse con el entorno y convertirse en espacios conectivos, estructurar conexiones, encauzar procesos y dejarlos crecer, habitar en el contagio, abandonar las certezas. Quizá el elogio de la invisibilidad.

Anuncios

2 comentarios en “el neoliberalismo también es cultura (pero eso no se toca) o las lógicas de confluencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s