gestión transversal/gestión plástica

Lo he dicho ya en alguna ocasión, disculpen: se ha entendido muy mal el asunto de la transversalidad de la cultura, o más bien, no se ha entendido en absoluto. Seguro que no hemos sabido explicar la importancia de una gestión transversal. Intenté en algún momento hacer ver que la alcaldía o presidencia o como quiera llamarse a la máxima autoridad municipal, la máxima autoridad del gobierno local, es en realidad la auténtica área, servicio, departamento, o como quieran llamarlo en cada lugar, de Cultura. Y lo que ahora llamamos como tal es en realidad una distribuidora de productos culturales varios o, directamente, de festejos y excentricidades (nada que objetar, por cierto con lo primero hasta que éstos también se convirtieron en excéntricos).

Y es así porque la autoridad máxima tiene competencias amplias, muy amplias. El urbanismo modifica, la movilidad modifica, la economía modifica, el turismo modifica… todos ellos conforman la personalidad, el comportamiento, la conducta, las relaciones y el sentimiento de la ciudad. Díganme si esto no es cultura. Si esto no es modelar. Permítanme y consideren si lo que se hace habitualmente desde las tradicionales áreas de cultura no es sino ceremonias para el goce íntimo, para el placer individual.

Pero quizá ello sea el resultado de un reduccionismo extremo de la cultura hasta poderla meter en el saco de las mercancías. O no. También de una extrema ignorancia. Aunque también es verdad que todo ha sido dividido y especializado. Todo se ha dotado de sus expertos particulares y estos se han movido muy a gusto en sus circuitos cerrados. También la cultura ha conseguido un comportamiento muy funcional, muy adaptado, muy cómodo, muy ad hoc para concordar con alcaldes, concejales y técnicos de estirpe. Y por ello, y no se si consecuencia, muy corporativa, muy centrada en su aislamiento. Muy chocante en esta sociedad que se dice diversa y necesitada de hibridación. Muy lógico que no haya sabido ni podido transformar ese “orden lógico” de la administración ciudadana.

No podemos reconfigurar la cultura local sin reconfigurar la noción que tenemos de sociedad, de gobierno de lo local por ajustar mas el plano. No digo ya nada sin reconfigurar la noción que tenemos de cultura. La transversalidad superada por la plasticidad. La transversalidad atraviesa y puede hacerlo sin dejar marca o puede atravesar desgarrando. La plasticidad otorga la capacidad de regeneración para esa necesaria conectividad ciudadana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s