pobre por méritos propios

Cualquier discurso sobre el emprendimiento, venga de donde venga y tal como esta estructurado, se sustenta sobre principios de moral judeo-crtistiana (el riesgo tan reclamado no es sino una variante del sacrificio, quién reclama el riesgo, para qué y para quién ese riesgo, por qué ese riesgo tiene que ir dirigido hacia un modelo económico tan determinado como abrasivo… de verdad alguien puede creerse que ese riesgo tan alabado es para que se ponga a disposición de una humanidad más humana, de verdad nadie ve que esta pasión por el riesgo corresponde a un modelo de domesticación productiva… ) y la ética de la burguesía chabacana, esa clase media nacida de la bonanza económica sobrevenida tras II Gran Guerra (qué nostalgia de aquella otra burguesía ilustrada). Resultado: la consolidación de un nuevo discurso capitalista que refuerza la explotación, la autoexplotación del individuo, convirtiendo el argumento en dogma y sin posibilidad de cuestionamiento.

Que hay que cambiar la forma de enfrentarnos al empleo, desde luego. Que hay que revisar el concepto de trabajo, fundamental. Lo que me descorazona es que lo hacemos desde los criterios básicos de explotación capitalista, usando su manual de instrucciones, apuntándonos al argumentario de crecimiento y desarrollo propio de esa esencia abrasiva, abandonando, en definitiva cualquier asomo de critica y sobre todo de replanteamiento intelectual. ¿También se ha precarizado la crítica?

El nuevo espíritu del capitalismo ha conseguido implantarse, desde procesos de infiltración invisible y sin demasiada sangre, con una asimilación extraordinaria entre quienes van a ser explotados. Con el orgullo de sentirse parte del sistema. Con la connivencia de la clase que va a ser estafada se ha construido un modelo, no sólo de discurso, sino normativo y de comportamiento.

El individualismo extremo coloca al sujeto como único y último responsable de su vida. La ultraderecha siempre ha creído que el pobre es pobre por “méritos propios”. Esa es en esencia la última lectura del emprendimiento: si no consigues nada en la vida es porque no has sido capaz de emprender, has fracasado y sólo podrás trabajar para otros. Esos sí, nunca considerarás que siempre, siempre, siempre vas a trabajar para otros y que esos otros van a intentar exprimirte al máximo de lo posible. Este es el modelo y esto es lo que se está vendiendo como el camino a la gloria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s